Deleitarrojo1

Acércate y conoce las curiosidades de la gastronomía, pequeños detalles que marcan la gran diferencia.

Nosotros servimos un queso de primera calidad en su mesa, pero queremos ayudarles a que ustedes le saquen el máximo provecho y gusto a nuestros productos, por eso les proponemos una serie de tips y recomendaciones:

Conservación del queso
  • Hay quesos, como el fresco, que duran menos tiempo del que nos gustaría. Para conseguir unos días “extra” hay que cortarlo en tacos pequeños y guardarlos en una fuente profunda que previamente se habrá llenado con aceite de oliva. El queso se podrá conservar más tiempo tanto en frío como a temperatura ambiente.
  • Para conservar más tiempo el queso rallado, el truco consiste en envolverlo en un paño humedecido en agua con sal y guardarlo en el frigorífico. Fácil, ¿no?
  • Si el queso que compraste se ha puesto duro, puedes ablandarlo utilizando un paño limpio humedecido en vino blanco. Para ello, hay que quitarle la corteza, envolverlo con este paño y mantenerlo unas dos horas y media.
  • Para evitar que el queso produzca moho, puedes introducir en la quesera un recipiente con sal, que será la encargada de absorber toda la humedad.
Una mesa de quesos para destacarse

Para cualquier ocasión es válido preparar tu propia mesa de quesos, es una opción excelente para deleitar paladares y enamorar a los invitados, solo necesitamos una variedad de espectaculares quesos y creatividad!!!

Principalmente debemos seleccionar los quesos que queremos utilizar, comenzando por quesos de sabor suave y finalmente los de sabores más intensos. La idea fundamental de una buena mesa de quesos es la variedad que podamos presentar.

Entre los quesos más suaves puedes seleccionar Mozzarella, Brie, gouda, Emmental. Para los quesos mas fuertes un Parmesano, Manchego, azul, Pecorino con Pimienta, Gorgonzola, Roncalés.

Para exhibirlo podemos utilizar muchos elementos, lo más recomendable es utilizar madera como base de cada queso, o cristal y dejar espacios entre uno y otra para fácil degustación. Se pueden colocar diversos escalones para dar esa sensación de dinamismo pero siempre comenzando por los más suaves y dejando al centro los de sabores más fuertes.

Otra pregunta importante es como picar cada queso para deleitar a nuestros invitados. Los quesos muy blandos suelen colocarse en un solo trozo triangular para que cada persona corte lo que quiera probar, en el caso de los quesos semimadurados pueden cortarse en cuadros o rectángulos de aprox. 4 cms de largo por 1 ancho. Los quesos madurados o duros pueden cortarse en pequeños triángulos finos dejando una porción mediana al lado de estas.

Como acompañantes podemos utilizar pan sueco, pan gallego, casabitos, galletas sin sal, tomates secos, jamón serrano, aceitunas, nueces, almendras, señoritas que además son muy buenas para decorar así como las hojitas de albahaca, también puedes utilizar algunas frutas como manzana verde, uvas y para cerrar con broche de oro un buen vino, preferiblemente tinto de buen cuerpo.

Acompañantes de un buen queso

Uno de los mejores y principales acompañantes para deleitarse de un buen queso es indudablemente un buen vino tinto de buen cuerpo, generalmente se usa para probar quesos de sabor fuerte, los quesos de sabor más suaves son degustados con vinos blancos.

También podemos utilizar como acompañantes pan sueco, pan gallego, galletas sin sal, señoritas, casabitos y frutas como uvas, manzanas y peras.

Algunos frutos como almendras, nueces, aceitunas y jamón serrano.

Que lo disfruten!

Cómo desarrollar tu paladar

Afina un poquito ese maravilloso instrumento que es tu paladar.

Toma en cuenta estos consejos y descubrirás la diferencia en poco tiempo:

Desacelera: Saborea lentamente y disfruta de la textura y sensaciones. Deja que tu chocolate se derrita, dale tiempo al vino de inundar tu boca. Degustar es más que simplemente tener la comida en la boca y tragar.

Presta atención a cada etapa: mira, huele y saborea, en ese orden y dándole a cada sentido su momento. Repite varias veces, no te quedes sólo con el primer sorbo.

Visualiza e imagina: Deja fluir tu imaginación en vez de tratar de identificar cosas específicas ¿a qué te recuerda? ¿Cómo te sientes probando esto? ¿Te resulta placentero?

Identifica los sabores: Una vez que abres tu mente y tus sentidos, eres más receptivo y encontrarás maravillosas notas en lo que pruebas. Ahora sí, reflexiona y trata de hacer asociaciones entre lo que percibes y otros alimentos, bebidas e incluso objetos con sabor o aroma similar.

No olvides el tacto: La textura de un vino, y de muchas otras exquisiteces, es buena parte de lo que los hace especiales. No es lo mismo un guayoyo que un expresso, así vengan del mismo café.

Concéntrate y recuerda: Concéntrate en lo que estás experimentando. Ayuda tomar notas, fotos o decirlo en voz alta. Si no prestas atención; te costará recordar ese elemento que tanto te gustó.

Quesos Optimus
Recetas Optimus